canal Athletic
Actualidad
3 de septiembre de 2013
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
| .-

Viéndole pasear tranquilamente por el centro de Bilbao poco antes del almuerzo, nada hacía presagiar que el de ayer podía ser el día más importante en la vida deportiva de Ander Herrera. Aprovechó la jornada libre tras el partido en el Bernabéu, que no jugó, para hacer compras, coincidiendo en la camiseta verde que destacaba su delgadez - están finos los leones - con su inseparable amigo Óscar de Marcos. Hasta sus despedidas de las tiendas que visitó eran lo suficientemente neutras como para adivinar en ellas el cambio de aires que se esperaba. Ni miradas furtivas, ni peticiones de fotos o autógrafos. Quien reconocía al mediocampista rojiblanco se sentía extrañado al verle actuar con total normalidad, como un día cualquiera, mientras el salto a la Premier, a un grande de Europa como el United, se daba ya por cocinado y era la comidilla en las redes sociales y las tertulias de bar. Caminaba tranquilo, sin mirar al móvil que llevaba en la mano. Imagen antagónica a quien se presupone haciendo las maletas, esperando un mensaje de confirmación para coger los bártulos y encaminarse al aeropuerto. Ambos repusieron fuerzas en el restaurante Shibui, el japonés de la calle Gardoqui, del que salieron de la guisa que muestran en la imagen de la izquierda. Seguro que lo que el jugador bilbaíno no imaginaba era que el pago de su cláusula de rescisión iba a dar pie en las horas venideras a un guión barato digno de un sketch de serie B.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
MULTIMEDIA
Así será el nuevo Anoeta | 09/04/2014 09:53h.
Las mejores imágenes del partido Athletic-Málaga