canal Athletic
Actualidad
fracasa su fichaje en el último momento
El Manchester United deja colgado al jugador tras fichar a Fellaini y pese a que unos emisarios llegaron a la Liga con los 36 millones
3 de septiembre de 2013
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ander Herrera se queda en el Athletic
Ander Herrera, sonriente ayer junto a Óscar de Marcos en el centro de Bilbao tras abandonar el restaurante en el que comieron./ IGNACIO PÉREZ
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO | BILBAO..-

El Manchester United dejó anoche colgado a Ander Herrera, al que había prometido pagar sus 36 millones de su cláusula de rescisión, paso que finalmente no dio pese al compromiso adquirido con el jugador y a que incluso tres supuestos emisarios se personaron en la sede de la Liga Profesional.

La inesperada marcha atrás de los ingleses deja en una delicada situación al jugador ante la opinión pública rojiblanca. Josu Urrutia desveló la existencia de la oferta británica, que solo pudo llegar con el consentimiento del mediopunta. Éste no ha presionado por irse. De hecho, llegó a indicar al club que aceptaría quedarse si el United no llegaba a la cláusula, pero la impresión que queda es que no se ha marchado por un pelo.

No se conoce un caso igual de un club que haya llegado tan lejos en una operación para finalmente descartarla. La sensación es que el futbolista rojiblanco ha sido utilizado por los británicos para abaratar el fichaje de Fellaini, del Everton, a quien contrataron a última hora de la noche.

Herrera tenía un acuerdo con los de Old Trafford, tal y como indicó al Athletic. Eran cinco años de contrato a cambio de 4,2 millones de euros por campaña. Los ingleses ofrecieron el jueves 30 millones a Ibaigane, a pagar en cuatro plazos.

Urrutia rechazó la propuesta. No dio su brazo a torcer y se plantó en los 36 millones de cláusula. El jugador, finalmente, alcanzó un trato con los ingleses. Decidió colaborar en la operación rebajando una parte de su ficha, hasta los tres millones, aunque a cambio lograba una promesa de mayores ingresos por incentivos.

Pasadas las siete y media de la tarde, tres abogados de un bufete bilbaíno se presentaron en la sede de la Liga de Fútbol Profesional en Madrid. Representaban a Herrera y se suponía que llevaban el dinero del Manchester. Se trata de un despacho de prestigio, situado muy cerca de Ibaigane, y especializado, entre otras cuestiones, en arbitraje y fiscalidad internacional y derecho deportivo. Fue llamativo que el jugador eludiera presentarse.

Se van sin pagar

Una hora después abandonaron la sede de la LFP. La incertidumbre rodeó el caso. Explicaron a personas cercanas que solo era un problema de apoderamiento, que debía quedar acreditado quién efectuaba el pago y en nombre de quién.

No era un asunto baladí. Si pagaba el jugador, la Hacienda vizcaína le podía exigir el IRPF de la operación, lo que obligaría a Herrera a hacer frente al 45% marginal. La operación se iría así a 63,6 millones. Sin embargo, si era el United el que ponía el dinero no había ni impuestos ni IVA. Pero no colocaron el cheque. La situación provocó hasta su punto humorístico. 'The Guardian' explicó que esperaron mientras tomaban «una pinta relajante».

¿A qué aguardaban? Al dinero o al consentimiento del United para cerrar la operación. Mientras mataban el rato, el United cerró en Inglaterra un trato con Fellaini, del Everton, por 26 millones de euros.

Y, de repente, los ingleses cambiaron. «Desde que no está Alex Ferguson el United ha perdido el norte en las negociaciones», indicó un agente. Los medios ingleses arremetieron anoche con dureza contra lo que consideran «falta de profesionalidad» de los ejecutivos del club, quienes negaron que los abogados que acudieron a la Liga fueran enviados por ellos.

La credibilidad del United en el mercado internacional queda muy tocada. Los medios ingleses apuntaban ayer al nuevo responsable ejecutivo de la entidad, Ed Woodward, y comparaban su «falta de profesionalidad» con la capacidad de Peter Kenyon, a quien fichó Abramovich para el Chelsea.

En su intento de encontrar explicaciones, hubo medios que, citando fuentes del Manchester, indicaron que se echaron atrás por las dudas económicas que les generaba la operación y que provocaba inseguridad en la entidad. Es un argumento difícilmente sostenible. El Bayern de Múnich ya dejó claro la pasada campaña con Javi Martínez el costo del pago de una cláusula de rescisión. Si es el club comprador el que deposita el dinero, no hay que abonar IRPF porque no es una operación de una persona física. Ni tampoco IVA porque es una maniobra con una entidad extranjera.

Los bávaros desembolsaron los 40 millones más 0,8 a Osasuna en concepto de 'mecanismo de solidaridad' a los clubes en los que el jugador se formó entre los 18 y los 22 años. Los ingleses tenían que hacer frente, por tanto, a los 36 millones de cláusula más alrededor de 1,8 que debería cobrar el Zaragoza por la etapa que había pasado allí el futbolista.

Los cuatro contratos

Algunos medios británicos indicaron que, como se trata de un contrato con cláusula progresiva, al Manchester le quedó la duda de cuánto pagar. Un dirigente federativo restó validez al argumento. Explicó que de cada contrato hay cuatro copias. Una la tiene el jugador, otra el club, otra la Federación y la última queda en la Liga. «Si alguien quiere ir a por un futbolista, puede llamar a la Liga a preguntar cuánto deber pagar y este organismo tiene la obligación de responder», indicó. El mediapunta comprendió pasadas las diez y media de la noche que el trato no se cerraba y así lo comunicó a algunos compañeros.

El sábado les había dicho que creía que los ingleses no pagarían, pero Ernesto Valverde no las tenía todas consigo. Por eso en su lista de convocados para el Bernabéu incluyó a 19 futbolistas. Ya en el coliseo blanco le dejó sin jugar, un signo inequívoco, pese a las explicaciones del entrenador de que fue por motivos deportivos, de que la operación seguía en marcha. En el Athletic, de hecho, había temor a que Herrera pidiera no regresar con el equipo a Bilbao, algo que no sucedió finalmente.

Al poco de acabar el partido, el United jugó en Anfield el gran clásico de la Premier. Cayó 1-0. La sensación es que el equipo necesita talento en la sala de máquinas. Hasta el campeón mundial y olímpico de 100, 200 y 4x100 escribió nada más concluir: «Soy Usain Bolt, un gran seguidor del Manchester United. David Moyes, necesitamos un centrocampista creativo. Ahora. Más control». Todo apuntaba a la llegada de Herrera, pero el desenlace fue inesperado. En esta opereta el jugador ha mantenido silencio. Se cree que lo romperá en las próximas horas. Hoy entrena en Lezama.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
MULTIMEDIA
Así será el nuevo Anoeta | 09/04/2014 09:53h.
Las mejores imágenes del partido Athletic-Málaga