canal Athletic
Actualidad
ATHLETIC 2 - OSASUNA 0
Los de Valverde se imponen con goles de Arribas, en propia puerta, y de De Marcos. 20.000 aficionados rojiblancos animan al equipo en una jornada festiva en San Sebastián. El Athletic, líder de la Liga
23 de agosto de 2013
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
JON AGIRIANO | .-

El partido tenía su trampa. Lo sabía todo el mundo, pero casi nadie quiso comentarlo a lo largo de la semana, quién sabe si porque, tras el paso de Marcelo Bielsa por el Athletic, las excusas han quedado prohibidas en el club bilbaíno. El peligro tenía que ver con el escenario. Porque los rojiblancos no sólo jugaban en casa ajena sino que lo hacían en la que peor son recibidos de toda la Liga. Y, sin embargo, esa casa tantas veces hostil era ayer la suya. Tenían que ejercer de anfitriones y aprovecharse de esa ventaja ante Osasuna, que, curiosamente, es el equipo al que mejor se recibe en Anoeta. De hecho, los rojillos han hecho del estadio donostiarra su visita predilecta, casi un campo talismán. En fin, que la trampa estaba ahí, acechante, por mucho ánimo y color que inyectaran los casi 20.000 aficionados rojiblancos desplazados a San Sebastián. El Athletic de Valverde, sin embargo, supo librarse de ella. Lo consiguió con un aparatoso ejercicio de pragmatismo que le valió tres puntos de oro. Eso sí, del fútbol, de la idea grande de juego que todos los hinchas esperan esta temporada y a la que aspira 'Txingurri', no hubo ninguna noticia. Se supone que llegará con el tiempo.

En lo futbolístico, fue un derbi esforzado, pobre y olvidable que vivió los debuts como rojiblancos de Iago Herrerín y Saborit, el primero ya previsto por las molestias de Iraizoz y el segundo, una sorpresa. Su actuación no permite lanzar ningún cohete. El portero estuvo nervioso, aunque sacó un balón de gol a Oriol Riera en el minuto 72, y el lateral izquierdo dejó patentes sus lagunas defensivas.

Los dos equipos llegaron con sensaciones opuestas y su propuesta, también lo fue. Osasuna se presentó no sólo con un buen surtido de bajas sino con otro todavía mayor de dudas y oscuros presagios tras la derrota ante el Granada. Ese tropiezo inesperado dejó al equipo de Mendilibar al borde de una crisis de identidad. Tenían problemas los navarros para saber qué equipo eran realmente y, sobre todo, qué equipo querían ser. En Anoeta, sin embargo, demostraron personalidad. Otra cosa es que tengan una pegada de peso mosca con fiebre. El Athletic, por contra, destilaba ayer lo que podríamos llamar una ilusión incipiente tras la victoria en Valladolid. El problema es que esa ilusión no se tradujo en nada bueno respecto al juego del equipo, cuya propuesta extrañó a todos. Se hizo raro ver a un Athletic que no quería el balón y que jugaba mayormente en su campo -de la presión adelantada de Valladolid no hubo noticias- a la espera de buscarles las espaldas a los defensas navarros.

Ocasiones de Aduriz

La primera parte fue un aburrimiento supino, por mucho que la igualdad aportara una dosis inevitable de emoción. El Athletic tuvo las mejores ocasiones, la primera nada más comenzar en las botas de Aduriz, cuyo disparo desvió Andrés Fernández al poste, pero nunca tuvo el control del partido. Los rojiblancos eran incapaces de dar dos pases seguidos. Ahora bien, la defensa adelantada de Osasuna en un campo muy rápido por la lluvia les dio mucha vidilla durante toda la noche. Puede que resulte exagerado decir que tuvieron una bicoca, pero casi. En el minuto 25, de hecho, Aduriz desperdició una ocasión clamorosa. Se la quitó Arribas, que poco después marcaría en propia puerta el 1-0 al desviar mal un centro de Susaeta que llevaba escrito la palabra gol.

A Mendilibar se lo llevaban los demonios. Natural. Sus jugadores dominaban, llevaban la iniciativa, pero jugaban a la ruleta rusa en su zona defensiva y arriba demostraban muy pocas luces. Apenas crearon dos ocasiones en toda la primera mitad, una de Sisi a los siete minutos y otra de Armenteros a los doce en un córner que a punto estuvo de convertirse en gol olímpico. Lo cierto es que el Athletic, al igual que lo hizo en el nuevo José Zorrilla, se defendió con bastante prestancia y una capacidad de sacrificio muy bien asimilada por todos los jugadores. Muniain, de hecho, hizo uno de los mejores partidos en defensa desde hace más de un año. Bien es verdad que estuvo obligado a dejarse la piel porque Osasuna cargó casi todas sus acometidas por el flanco de Saborit.

No cambió el decorado en la segunda mitad. Osasuna siguió en su papel de dominador sin profundidad y el Athletic continuó convencido de que las mejores ocasiones serían suyas en las contras; una percepción que se acrecentó con dos buenas ocasiones falladas por Herrera y Susaeta en el primer cuarto de hora. A medida que pasaban los minutos, sin embargo, a Valverde le fue gustando cada menos el discurrir del partido. Algo lógico ya que su equipo fue declinando y cediendo metros sin ningún recato. Llegaron entonces los cambios, primero el de De Marcos por Herrera, luego el de Ibai por Muniain y, por último, el de Morán por Susaeta. La entrada del jugador de Laguardia, cuya suplencia resulta complicadísima de entender y me temo que no se prolongará mucho tiempo, acabó siendo decisiva. Suyo fue el 2-0 definitivo, en un contragolpe en el minuto 81, justo cuando más sufría este Athletic tan pragmático. Y líder, oiga.

Ficha técnica:

Athletic: Herrerín, Iraola, Laporte, Saborit, Gurpegi, Iturraspe, Beñat, Aduriz, Susaeta (Erik Morán m. 74), Ander Herrera (De Marcos m. 63), Muniain (Ibai m. 69).

Osasuna: Fernández, Loties, Arribas, Oriol, Puñal, Silva, Armenteros, Riera, Marc Bertrán (Oier m. 61), Sisi, Nuñez (Roberto Torres m. 65).

Goles: 1-0. M. 30 Arribas en propia puerta. 2-0 M. 81 De Marcos.

Árbitro: Muñiz Fernández. Mostró cartulinas amarillas a Laporte y Herrera por parte del Athletic, así como a Riera y Marc Bertrán del Osasuna.

Incidencias: Partido de la segunda jornada que el Athletic tuvo que jugar en Anoeta debido a las obras de construcción del nuevo San Mamés. Es la segunda vez que los rojiblancos disputan un encuentro de liga como locales en Anoeta.

Más de 20.000 espectadores.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
MULTIMEDIA
Así será el nuevo Anoeta | 09/04/2014 09:53h.
Las mejores imágenes del partido Athletic-Málaga