canal Athletic
Actualidad
ATHLETIC
Su templanza en el banquillo en su estreno en Primera rompe con la imagen de futbolista altivo y arrogante
18 de marzo de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Getafe descubre a otro Míchel
Míchel siempre viste traje y corbata cuando dirige al Getafe desde los banquillos. :: EFE
IVÁN ORIO |.-

La carrera de Míchel está llena de contrastes. De hecho, él mismo lo es. Su llegada al banquillo del Getafe ha permitido descubrir a un Míchel concienzudo, templado y comedido. Nada que ver con la imagen de futbolista altivo y arrogante que le persiguió en sus trece años en el Real Madrid, su equipo del alma, y que le granjeó la enemistad de la inmensa mayoría de las aficiones rivales. Y es que, al margen de comportamientos más o menos discutibles en los estadios, el estereotipo de jugador guapo y de buena planta, hoy valorado y explotado al máximo por los clubes como otra importante fuente de ingresos, supuso para él una pesada carga de la que no logró desembarazarse del todo. Nadie discutía su genialidad como deportista, pero ciertas actitudes, al menos las que transmitía públicamente cuando su fuerte carácter le traicionaba, eran difícil de digerir para muchos.

«De entrada se le prejuzgaba», corrobora Rafa Alkorta, amigo y ex compañero en el vestuario blanco, quien le define como «un tipo normal y humilde» que cometió errores, «como todos», y que tenía, y tiene, «mucha personalidad». Hay futbolistas irremediablemente unidos a una imagen. Los goles fallados por Cardeñosa y Julio Salinas con las selección en los mundiales, el error de Arconada en la final de la Eurocopa de 1984 ante Francia, los penaltis fallados por el Athletic contra el Betis en la Copa... El mundo del fútbol siempre recordará los espectaculares centros medidos de Míchel al corazón del área, pero también la extravagante provocación al colombiano Valderrama cuando le tocó los genitales antes de un saque de esquina. O su desplante a la grada 'merengue' cuando se quitó con gesto de rabia el brazalete de capitán. O su reivindicación ante las cámaras con el famoso «me lo merezco» con la camiseta de España. Son gestos que alimentaron su mala prensa a pesar de que, de puertas hacia dentro, el centrocampista del Madrid siempre fue la referencia de la plantilla y el psicólogo del grupo. Eran la cara y la cruz de una misma moneda.

Asegura Alkorta que José Miguel González Martín del Campo (Madrid, 1963) «ha nacido para ser entrenador». Y sólo hace falta bucear en sus inicios con el balón para concluir que no le falta razón. Su padre, Miguel, un linotipista que se desvivía por el fútbol, tuvo encima de la mesa un importante contrato para jugar en el Córdoba, pero dos días antes de firmarlo sufrió un accidente de coche que le obligó a dejar el deporte. Empeñado en seguir vinculado a su gran pasión, dirigió desde los banquillos a numerosos equipos del centro del país. Y su hijo 'Míchel', que ya apuntaba maneras con una pelota entre las calles de la barriada de Los Ángeles, siempre iba con él vestido con la indumentaria del club que entrenaba entonces Miguel.

Rayo Vallecano y Atlético de Madrid suspiraban ya por aquel chaval de 12 años que, curiosamente, se movía por la izquierda y que escondía un mando a distancia en sus botas. Pero rechazó esas ofertas y se fue al Real Madrid, en el que subió como la espuma y en el que coincidió en la etapa juvenil con su hermano Javier, otra promesa en ciernes al que el destino cerró cruelmente la puerta del fútbol por una lesión irrecuperable. A principios de los años 80 dio el salto al Castilla, el mejor filial 'merengue' de todos los tiempos. Allí empezó a fraguarse la 'Quinta del Buitre', el núcleo central del Madrid que ganó después cinco ligas consecutivas y que disfrutó del mejor Míchel. Sus centros desde la banda derecha eran extraordinarios. El balón siempre dibujaba un perfil de dentro afuera que lo alejaba de los dominios de los porteros para llegar franco a los delanteros. Recibía, levantaba la cabeza, miraba el área un segundo y la ponía donde quería.

El sentido táctico

Su colocación en el campo y su sentido táctico estaban tan enraizados en él que contagiaba al resto. Veía mucho más allá de su demarcación gracias a las horas y horas que había pasdo con su padre en los banquillos. Parece que ese espíritu ha calado en él y que en el Getafe la moneda sólo tiene una cara. Hasta la fecha no se le ha visto un mal gesto ni se le ha escuchado una declaración altisonante. Consciente de los mimbres que tiene entre las manos, ha fabricado un equipo que mezcla pundonor y calidad y que llegará el sábado a San Mamés (18.00 horas) con la intención de acercarse a la séptima plaza que ahora ocupa el Athletic.

«Con el paso del tiempo hila mucho más fino en sus intervenciones, tiene más matices. Pero siempre ha sido muy sensato y, sobre todo, un excelente compañero», subraya Alkorta, quien destaca su «buen trabajo» con los 'azulones' y muestra su convencimiento de que acabará «en un club grande». No es muy amigo Míchel de quedarse sin voz en el banquillo. Siempre impecable, con traje y corbata, el madrileño maneja unos códigos propios que son suficientes para entenderse con sus jugadores. Dicen quienes conocen los entresijos del Getafe que nunca rehúye el diálogo con sus hombres y que hace gala de la psicología que manejaba con el '8' del Madrid en la espalda. «Tenía una capacidad fuera de lo normal de impregnar a los compañeros la voluntad de ganar», dice Alkorta.

En la plantilla hay un observador de lujo. Es su hijo Adrián, futbolista del Getafe. No disfruta de muchos minutos, pero al igual que ocurriera con Míchel y su padre Miguel, es ahora él el que observa en el banquillo al ex jugador del club blanco y aprende. «Cuando veo a Adrián siento escalofríos porque me parece estar viendo a Míchel cuando tenía su edad», han reconocido los abuelos del chaval. El fútbol vive en la 'casa González'.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
MULTIMEDIA
Así será el nuevo Anoeta | 09/04/2014 09:53h.
Las mejores imágenes del partido Athletic-Málaga