El Correo Digital
Domingo, 20 abril 2014
nuboso
Hoy 4 / 16 || Mañana 6 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El lehendakari pide a Aguirre que retire sus palabras para contribuir a la "serenidad y a la sensatez"

Bronca política y fútbol

El lehendakari pide a Aguirre que retire sus palabras para contribuir a la "serenidad y a la sensatez"

Patxi López ha enviado hoy una carta a la presidenta de la Comunidad de Madrid en la que le traslada su "desacuerdo y desagrado" por sus palabras sobre la final

22.05.12 - 21:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El lehendakari, Patxi López, ha pedido hoy a la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, que, para contribuir a la "serenidad y a la sensatez", retire sus declaraciones, en las que pidió la suspensión de la final de Copa si hay proclamas nacionalistas. El lehendakari ha enviado hoy una carta a Aguirre, en la que le traslada su "desacuerdo y desagrado" por sus palabras sobre la final.
Ha denunciado que estas declaraciones "proyectan sobre el conjunto" de las aficiones del Athletic y el Barça "posibles comportamientos alentados por minorías que quieren aprovechar la final para amplificar reivindicaciones extemporáneas y conductas reprobables".
Ha insistido en que las manifestaciones de la presidenta de Madrid son "desafortunadas e inadecuadas", ya que, además de "no desautorizar la actitud de quienes pretenden contaminar la gran fiesta del fútbol con otros objetivos fuera de lugar", sólo contribuyen a "encrespar los ánimos y enturbiar el clima previo a la final".
Por ello, le ha solicitado que retire sus palabras "como una contribución a la sensatez y a la serenidad" y ha defendido que entre todos se debe lograr que el partido sea "exclusivamente una gran fiesta del fútbol y un amistoso encuentro entre dos grandes aficiones y todos los madrileños que acudan al partido".
Su portavoz, Idoia Mendia, calificó ayer de "lamentables" las palabras de la que fuera ministra de Educación y Deporte durante el Gobierno de Aznar. "Esas declaraciones no benefician a nadie y mucho menos la actividad deportiva", censuró, al itempo que destacó que los aficionados vascos que van a ir a Madrid lo van a hacer "con el ánimo de divertirse y de ver fútbol de calidad, no por otra cuestión". "Una presidenta de una comunidad lo que tiene que hacer es hablar desde la sensatez", señaló con firmeza.
Su compañero de partido, José Antonio Pastor, fue más allá y acusó a Aguirre de intentar crear una polémica artificial para no hablar del déficit oculto de su gobierno, una idea compartida por los socialistas catalanes. Para él, las tesis de la presidenta son "una ofensa a la inteligencia". Y para el primer secretario del PSC, Pere Navarro, "una especie de broma".
"Que se suspenda el partido si se pita al himno"
La final de la Copa del Rey tiene los minutos contados, pero se está convirtiendo en un tema más político que deportivo. La responsable de ello no es otra que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que ayer prendió la mecha con unas declaraciones en una entrevista radiofónica en las que proponía suspender el partido "si se pita al himno, a la bandera o al Príncipe". Sin embargo, no obtuvo el respaldo de nadie. La veterana política se quedó sola. Tanto el Gobierno central como el vasco rechazaron las ideas de la dirigente popular.
"Yo pido a todos que colaboren para serenar los ánimos y los espíritus", afirmó el ministro del Interior, que garantizó a las aficiones de los dos equipos que pueden ir a Madrid con total tranquilidad porque "no va a pasar nada", apuntó Jorge Fernández Díaz. Por su parte, la portavoz del Ejecutivo autonómico, Idoia Mendia, calificó de "lamentables" las palabras de Aguirre y la emplazó a ser más sensata con estos temas.
No es la primera vez que la presidente madrileña abre la caja de Pandora. La dirigente del PP está muy habituada a lidiar con los medios y a dar grandes titulares. Lo de ayer es otro ejemplo: una jugada maestra que regateó al fútbol y se adentró en los pantanosos temas sobre nacionalismos e himnos. Con el recuerdo de la final de 2009 en la que aficionados del Athletic y del Barcelona protagonizaron una sonada pitada a la Marcha Real al comienzo del partido, la exministra de Educación con Aznar pidió tolerancia cero para el choque del viernes.
Aguirre echó mano de la ley y de Nicolas Sarkozy -que ya amenazó en 2008 con suspender un partido si se silbaba a la Marsellesa- para pedir respeto a los símbolos del estado español. "Los ultrajes al himno, a la bandera o al Jefe de Estado son delito en el código penal y no se deben conseguir. Por lo tanto el partido se debe suspender y celebrarse luego a puerta cerrada en otro sitio", afirmó tajante la máxima responsable de la comunidad madrileña en una entrevista radiofónica con Onda Cero.
Con esto, la polémica estaba servida... en un terreno ya abonado. Porque la final arrastra broncas anteriores: la primera por la negativa del Real Madrid a ceder el Bernabéu para disputar el partido, la segunda, por la convocatoria de una marcha de La Falange, y la tercera, hace unos días, porque los grupos favorables a crear las selecciones vasca, catalana y gallega iban a aprovechar el duelo para reivindicarse.
En Tuenti
El lehendakari saluda a Esperanza Aguirre en presencia de Antonio Basagoiti en una acto en 2010. / J. R. Ladra / Vídeo: Atlas
Fotografías de los partidos, vídeos de declaraciones, el análisis de la jornada y concursos. Todo, sobre nuestro Athletic.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.